Se trata de estudios experimentales o teóricos tendientes a obtener nuevos conocimientos respecto de los fundamentos de ciertos fenómenos o hechos observables que se emprenden teniendo un objetivo específico (investigación aplicada)

El trabajo sistemático que aprovecha los conocimientos obtenidos a través de la investigación conlleva  a la  producción  ya sea de nuevos materiales o productos, la puesta en marcha de nuevos procesos, sistemas y servicios, o la mejora sustancial de los ya existentes (desarrollo).